En defensa de la legalidad

La pandilla anticubana de Donald Trump

Martes, 30 de Junio del 2020

Por: Lic. Miguel Ángel García Alzugaray

Como se ha informado, los mafiosos senadores republicanos Marco Rubio y Ted Cruz, reforzados esta vez por el no menos trapalero Rick Scott, presentaron un proyecto de ley para castigar a los países que contraten misiones médicas de Cuba al considerarlos cómplices de una supuesta trata de personas.

El objetivo manifiesto de estos infames legisladores, es recrudecer de esta forma la genocida guerra económica contra nuestro pueblo. El proyecto de ley, llamado “Detener las Ganancias del Régimen Cubano”, insta al Departamento de Estado dirigido por el siniestro agente de la CIA Mike Pompeo a identificar a las naciones receptoras de misiones médicas como un factor a tener en cuenta al redactar el informe sobre trata de personas en el mundo.

La medida se inscribe en la larga lista de ataques contra nuestro país promovidas por el grupo de despreciables facinerosos que han hecho de la agresión a Cuba un lucrativo modo de vida.

Con la pandemia, Cuba ha enviado misiones médicas solidarias a países como Italia o Andorra, así como a muchos en Latinoamérica y el Caribe, como Perú, Jamaica y Honduras.

Las misiones médicas consisten en el envío de profesionales sanitarios a países que así lo solicitan al Gobierno cubano.

Estas peticiones llegan en caso de crisis, como con la pandemia, pero lo habitual es que las realicen naciones que precisan más médicos de los que tienen, que desean reforzar especialidades médicas concretas o que necesitan cubrir la atención sanitaria en zonas alejadas o arriesgadas a las que no quieren ir los médicos locales.

En la actualidad hay unos 28 000 médicos cubanos en 59 países de los que muchos presentan casos de Covid-19. A lo largo de los años, más de 400 000 profesionales cubanos han cumplido misiones en 164 países de Africa, América, Oriente Medio y Asia.

Al respecto, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de la República de Cuba, denunció en su cuenta oficial en Twitter que senadores anticubanos insisten en dañar a la Isla con nuevos engendros legislativos.

¿Por qué no se ocupan de los más de dos millones 245 mil positivos y los más de 120 mil muertos por Covid-19 que golpean a su país?, cuestiona el mandatario.

Asimismo reitera que la mayor de las Antillas salva mientras que el bloqueo mata.

Díaz-Canel compartió un trabajo publicado en el periódico Granma titulado Un proyecto más para asfixiar a Cuba, en el que se expone que “tres senadores estadounidenses, cual de ellos más obcecado con hacer rendir por hambre a Cuba, acaban de presentar un proyecto de ley que pretende castigar a aquellos países que aceptan la colaboración médica de la Isla.

“Cualquiera de los tres, Marco Rubio, Ted Cruz y Rick Scott, tiene un amplio aval al servicio de la peor política contra la Mayor de las Antillas, y queda descartado que a alguno le interese cuántas personas salvan o ayudan a salvar nuestros galenos”, señala el texto.

Repudio universal al espúreo proyecto de ley

Hay que destacar que el espúreo proyecto de ley de Marco Rubio y comparsa provocó de inmediato el más amplio rechazo universal. En particular la asociación francesa Cuba Linda repudió la iniciativa presentada por tres senadores estadounidenses para impedir la cooperación médica de la isla con otros países, campaña que calificó de intervencionista y genocida.

Mientras la pandemia de la Covid-19 causa cada día miles de víctimas en todo el planeta y las poblaciones agradecen el internacionalismo solidario de Cuba, desde Estados Unidos multiplican las medidas agresivas contra la mayor de las Antillas, y ahora se pretende atacar directamente a los países que piden su ayuda, denunció en un comunicado.

Con esta cruzada no solo agreden a la isla, porque intentan impedir que profesionales de la salud asistan a personas que están en peligro en esas naciones, sobre todo las más pobres, advirtió Cuba Linda.

De acuerdo con la asociación, basta con ver la dramática situación de Brasil y Bolivia ante el azote de la Covid-19, dos países que renunciaron a la cooperación médica cubana por presiones de Washington, lo que consideró obedecer órdenes imperialistas.

Una banda de corruptos anticubanos

A la hora de proferir amenazas, calumnias y adoptar criminales medidas agresivas contra Cuba parece que existe una emulación malévola entre el capo Donald Trump y sus acólitos más cercanos, entiéndase Marco Rubio,Ted Cruz y Mike Pompeo. A este grupo de delincuentes tradicionales, se debe añadir en este caso al mencionado RickScott por ser de la misma calaña.

Nada extraño hay en ello. ¡Todos integran la pandilla de mafiosos anticubanos que gobiernan hoy a los Estados Unidos!

Al respecto se debe destacar que a este quinteto de declarados fascistas hay un elemento que los caracteriza sobre otros muchos rasgos negativos de sus repudiables personalidades: ¡todos son unos corruptos “capitanes arañas”!

Cuando se trata de pedir sanciones contra Cuba e intervenciones militares en Venezuela, estos repugnantes personajes no tienen límites en vociferar y meter miedo. Por supuesto, siempre que ello no ponga en riesgo sus respectivas humanidades. El trabajo sucio y los muertos los deberán poner otros, en particular negros y latinos, mejor aún si fueran mercenarios de los gobiernos lacayos que lamen sus botas.

Un miserable oligarca

En cuanto a Donald Trump, no hay dudas sobre su falta de entereza y miseria moral. De estos razgos de su conflictiva personalidad, al igual que de sus evidentes desviaciones mentales se han escrito miles de artículos por destacados científicos, analistas y politólogos. Por ello prefiero consignar que el multimillonario Donald Trump evitó cinco veces el servicio militar durante los años de la Guerra de Vietnam, según los datos de la Administración Nacional de Archivos y Registros de EE.UU.

En otoño de 1968, Donald Trump recibió “un diagnóstico oportuno” de supuestamente tener espolones en los talones, lo que provocó su exoneración del servicio militar durante la guerra en Vietnam (1955-1975).

Detalles de quién realizó el diagnóstico y firmó el documento médico habían permanecido ocultos, dado que el propio magnate neoyorquino insistía durante su campaña electoral de 2016 en que no recordaba el nombre del médico.

Cincuenta años después, el diario The New York Times publicó las revelaciones de las hijas del doctor Larry Braunstein —que murió en 2007— sobre el caso. Ellas aseguran que su padre ayudó al joven Donald durante el conflicto en Vietnam, pues éste temía ir a la guerra, y que había hecho “un favor” a Fred Trump, el padre del actual mandatario.

El inquilino de la Casa Blanca, que fue durante su juventud a una academia militar privada en Nueva York a “jugar a los soldaditos de plomo”, recibió cinco prórrogas de reclutamiento, según el mismo medio estadounidense, durante la guerra de Vietnam, incluido una por motivos médicos después de que le diagnosticaran espolones óseos en el pie.

¡No puedo concebir que el presidente de los Estados Unidos sea un miserable cobarde de este calibre!, expresó un miembro de la Cámara de Representantes al conocer la noticia.

Una comparsa de titiriteros de ocasión

No estamos seguros de que el resto de la comparsa de “titiriteros de ocasión” que acompañan a Trump en sus planes contra Cuba adolezcan de tantos desequilibrios mentales como el oligarca presidente, pero sí de ser unos desalmados oportunistas y mentirosos que se dedican a manipular alevosamente los hilos de la contrarrevolución en la región.

Un consumado manipulador

Del mafioso Marco Rubio ni se diga. Si sobresale en algo en los últimos tiempos es en ser promotor de todo tipo de medidas para recrudecer el bloqueo contra nuestro país, así como de los innumerables sabotaje y actos de terrorismo que EE.UU. organiza contra Venezuela.

Como típico cobarde, hace dos años Marco Rubio amenazó con golpear a un periodista que lo encaró y luego salió corriendo al sentirse acorralado por las verdades que le decía en su cara el comunicador.

El desprecio de los ciudadanos norteamericanos a Marco Rubio cada día es más evidente, en esa oportunidad un periodista, se las cantó al corrupto senador y este se volvió loco de la ira y amenazó con golpearlo.

El “guapetón” de Marco Rubio se salió de sus casillas al escuchar las verdades que les decía el comunicador y como buen cobarde, no le quedó otra que salir corriendo.

No es la primera vez que el pandillero de Marco Rubio recibe el rechazo de los estadounidenses, quienes saben que este “senador” tiene sus manos llenas de sangre al recibir millonarios pagos en dólares de la Asociación Nacional de Rifle, para que permitan libremente la venta de armas que ha generado las conocidas matanzas colectivas.

En Washington se afirma además que Rubio padece de delirio de persecución, ya que ve enemigos por todas partes, tal vez recordando los días en que se codeaba con los sanguinarios narcosicarios del expresidente de Colombia Álvaro Uribe, con los cuales parece tener grandes deudas pendientes y seguir en componendas

Entre sus incontables fechorías, muchos indicios apuntan a su complicidad con la organización del reciente ametrallamiento de la embajada cubana en Washington por un terrorista.

Es significativo que después de ocurrir este repudiable hecho, Marco Rubio permaneció oculto varios días evadiendo todo contacto con la prensa que quería conocer su opinión al respecto.

Un articulista con acierto lo definió: el senador es como la Gatica de María Ramos que ¡ tira la piedra y esconde las manos!.

No en balde Diosdado Cabello le respondió hace poco por las redes sociales: “No sabes que para un patriota todo es la patria, y la patria no la vamos a perder. Y te repito: Nosotros venceremos. Yo no sé si te vas a venir adelante de las fuerzas invasoras que vienen, no creo porque eres cobarde. Tú no haces eso, pero por si acaso, aquí te esperamos”.

Un engendro de la CIA

Todas las fuentes y evidencias señalan que la mano tenebrosa de la CIA representada por Mike Ponpeo mueve los hilos de la horrenda conjura yanqui contra la democracia en América Latina.

Desde los servicios secretos estadounidenses se suele describir a Pompeo como el seguidor más leal a Donald Trump, a quien defendió en numerosas ocasiones frente a las críticas. Según las informaciones, se ganó al presidente brindando los informes presidenciales diarios de seguridad nacional y alineándose políticamente con el mandatario.

A Pompeo se le considera trabajador pero también oportunista, y muy agresivo hacia sus subalternos.

¿Quién es realmente Mike Pompeo?

Pompeo, de 53 años, es un republicano de línea dura.

Pompeo, quien desde enero de 2017 era el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), mantuvo un delicado equilibrio en las relaciones entre los servicios de inteligencia y Trump, quien llegó a comparar en una ocasión la gestión de la CIA con la "Alemania nazi". El 24 de enero de 2017, Pompeo recibió la confirmación del Senado para ser el director de la CIA.

El Secretario de Estado es un seguidor del ultraconservador Tea Party, que impulsa un giro a la derecha entre los republicanos desde hace años. Pompeo trajo con él, al departamento de Estado, la disciplina de un egresado de West Point, la academia militar estadounidense, así como la experiencia política adquirida en cuatro períodos en la Cámara de Representantes, donde integró el controvertido Comité de Inteligencia.

Desde 2011, Michael Richard Pompeo fue diputado por Kansas en la Cámara de Representantes, antes de pasar a dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en 2017.

“Con Mike Pompeo, tenemos una forma de pensar muy similar", dijo Trump. Pompeo realizó una carrera meteórica apoyada fuertemente en oportunidades políticas que finalmente lo llevaron hacia Trump.

Si bien es cierto que Mike Pompeo hizo el servicio militar durante cinco años —se las ingenió para nunca ir a combate— y luego ingresó en la facultad de Derecho de Harvard. Más tarde fundó una empresa de ingeniería en Wichita, Kansas, donde formó lazos con multimillonarios petroleros y poderosos operadores del Partido Republicano, quienes lo apoyaron para llegar al Congreso. Rápidamente pasó a integrar el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, que, como organismo de control de la CIA y otras agencias, está al tanto de los secretos mejor guardados del país. De ahí saltar a Director de la CIA y luego tomar por asalto la Secretaría de Estado fue una misma cosa.

Pompeo defendió a la CIA después de la publicación del Informe del Comité de Inteligencia del Senado sobre la Tortura en 2014, que detalla prácticas de interrogatorio criticadas por su violación de derechos humanos.

"Estos hombres y mujeres no son torturadores, son patriotas", dijo en su momento, además de defender las tácticas de la CIA como prácticas "dentro de la ley, dentro de la Constitución".

Eso sí, muchos de sus críticos que no son pocos, entre ellos Bolton dicen que ¡cuando la candela está cerca, Mike Pompeo siempre se las arregla para estar lejos!

Ted Cruz el senador más impopular

Por su parte,el senador Ted Cruz en su vida ha disparado siquiera una pistolita de agua, y evadió vergonzosamente su servicio militar.

Cualquiera se puede preguntar de dónde salió este caballero al que hasta hace muy poco tiempo nadie conocía fuera de las fronteras del Estado de Texas. Pues bien, Mr. Cruz es hijo de Rafael Cruz —un cubano que emigró a Estados Unidos en 1957— y de Eleonor Darragh, una norteamericana descendiente de irlandeses que nació en Delaware.

Ted Cruz fue elegido en contra de la voluntad de los más poderosos personeros del Partido Republicano de Texas, solamente con el empuje del Tea Party, del cual es miembro distinguido. El hombre, más conservador y reaccionario no puede ser.

Así es que, con la llegada al Senado de Estados Unidos de Mr. Cruz, lo primero quehizo fue abrazarse con los herederos del dictador Fulgencio Batista en la colina de Washington, donde radica el Capitolio.

¡El odio hacia Cuba los unió en un abrazo fraterno!

Desde su llegada al Senado en 2013, Cruz se ganó rápido la fama de “exaltado manipulador”. Como agitador conservador que alardea de "enfrentarse al cártel de Washington", adquirió protagonismo a nivel nacional al llevar casi él solo al país al primer cierre del Gobierno en 17 años. Llegó al extremo de tachar al líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnel, de "mentiroso", en lo que fue una sorprendente ruptura de la cortesía parlamentaria.

Este tipo de estrategias ha llevado a que se califique a Cruz como el senador más impopular en ambos partidos. No hace falta decir que no cuenta con el apoyo de ninguno de sus compañeros del Senado, pero sí se ha hecho con el respaldo del ala derecha de su partido en la Cámara de Representantes.

En su cruzada fascista, Cruz ha unido al ala evangélica de su partido con el Tea Party y ha recogido el apoyo de numerosas figuras influyentes de la ultraderecha.

"Tengo amigos demócratas y amigos republicanos. Me llevo bien con casi todo el mundo, pero nunca he trabajado en mi vida con alguien que sea más miserable", afirmó el expresidente de la Cámara de Representantes, John Boehner en un foro en la Universidad de Stanford (EE.UU.) sobre el republicano Ted Cruz.

Rick Scott el peor gobernador de EE.UU.

Por su parte, el Senador Rick Scott, junto a Marco Rubio, es uno de los principales promotores del arreciamiento de las agresiones y las campañas anticubanas de la actual administración estadounidense.

Este senador es nada menos que el hombre que a menudo es llamado por el grupo anticorrupción Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética en Washington (CREW) "uno de los peores gobernadores de Estados Unidos".

Rick Scott nació en Illinois, pero creció en Missouri. Gracias al proyecto de ley G.I., asistió a la universidad y a la facultad de Derecho antes de convertirse en un hombre de negocios, abriendo finalmente Colombia/HCA, la "compañía de salud más grande del país con fines de lucro", en 1994. Pero a partir de finales de la década de 1990, las autoridades gubernamentales comenzaron a tomar medidas enérgicas contra su compañía por fraude a Medicare.

Se puso tan mal que en 1997 Scott renunció como CEO, y en 2002 Columbia/HCA se había declarado culpable de hasta 14 delitos graves, y pagó multas por valor de $600 millones en lo que fue el mayor caso de fraude a Medicare en la historia de los Estados Unidos.

Sin embargo, la carrera empresarial de Scott continuó, pero también lo hicieron los escándalos. Su centro de cuidados urgentes Solantic fue demandado más tarde por discriminar a sus empleados, es decir, a los que eran ancianos, tenían sobrepeso, eran negros o tenían acento latino.

Después de convertirse en Gobernador, Scott transfirió 62 millones de dólares en participación en la compañía a su esposa, Ann Scott. Este sería el primero de muchos conflictos de intereses a lo largo del gobierno de Scott, muchos de los cuales provienen, como lo llamó el New York Times de " la confianza ciega solo de nombre”.

Otros escándalos incluyen como Gobernador, Scott impidió la separación de los servicios de atención dental de Medicaid en 2013, una medida que benefició a Managed Care of North America (MCNA). En 2014, MCNA dio $75,000 a Scott y $355,000 al Partido Republicano de Florida.

Scott ha recibido $980.512 en contribuciones de campaña de Big Sugar. También están todas las contribuciones de amigos de los designados de Scott. Numerosos empresarios que Scott nombró a agencias gubernamentales de alto nivel, incluyendo Enterprise Florida, la agencia de desarrollo económico público-privado de Scott, hicieron grandes contribuciones a su campaña para el Senado en 2018.

Baste decir que uno de ellos, Chartrand ha pagado a Scott en especie; donó 75.800 dólares a la campaña de Rick Scott en el Senado en 2018.

La lista puede continuar hasta el infinito. Entre 2011 y 2019, Florida tuvo un gobernador llamado Rick Scott, quien contrató a cabilderos para que formaran parte de su administración, y fue el primer gobernador de Florida en ser demandado con éxito por ocultar registros públicos.

Una maligna bufonada legislativa

Entre las peores bufonadas de los precitados “personajes” que merecen una mención especial figura por supuesto la decisión de activar el capítulo 3 de la ley Helms Burton.

El despreciable narcosenador Marco Rubio se jacta de ser uno de los autores de esta malévola idea. No dudamos que ello sea verdad, ya que un sujeto de tan baja catadura moral como él, sólo podría concebir esta propuesta.

Al parecer, en esta oportunidad quieren probar suerte de nuevo impulsando el proyecto de ley contra las misiones médicas cubanas.

Ahora bien, la desquiciada ilusión de los padrinos de la ultraderecha yanqui y sus mafiosos acólitos cubano-norteamericanos de destruir a la revolución cubana aplicando esta basura legislativa merece una sonora trompetilla.

Tal vez los corruptos Marco Rubio, Ted Cruz y Rick Scott, mal asesorados por sus compinches de Miami, al proponer la adopción de esta medida, olvidaron que durante más de 60 años Cuba ha resistido a pie firme todas las agresiones que ha maquinado contra nosotros el Imperialismo norteamericano y que estamos preparados para enfrentar sin vacilar este nuevo ataque.

Tales son los perversos personajes que rodeado de la peor fauna contrarrevolucionaria y fascista de Miami amenazan sistemáticamente a Venezuela , Nicaragua o Cuba, soñando con urdir una de sus repugnantes intrigas.

Sin embargo, en los últimos tiempos todos sus maquiavélicos planes sólo cosechan sonadas derrotas, lo cual tiene a Trump en estado de permanente histeria, pues su prestigio de “tipo duro” ante sus compinches de Washington está por el piso. Por ello arrecia su campaña de mentiras y difamaciones contra nuestro pueblo, tratando de recuperar el terreno perdido.

Al final, tanto Rick Scott, Ted Cruz como Marco Rubio, Mike Pompeo y su paranoico capo Donald Trump no son más que una caterva de mediocres mentirosos y “perdedores” condenados a cosechar fracaso tras fracaso en sus utópicos planes de estirpar el socialismo de nuestras tierras.