En defensa de la legalidad

Juan Almeida Bosque, cómo recordarte hoy en el décimo aniversario de tu muerte

Miércoles, 11 de Septiembre del 2019

Juan Almeida Bosque, el Comandante, músico, el guerrillero legendario, quien dejara de existir el 11 de septiembre del 2009, será homenajeado este miércoles en el municipio santiaguero de Tercer Frente, territorio donde fundara un sólido núcleo de combate del Ejército Rebelde (6 de marzo de 1958), y donde se encuentran sus restos.

Tras el golpe del 10 de marzo de 1952, Almeida se consagró a la lucha contra la dictadura. Se relacionó con Fidel. Participó en el  asalto al Moncada. Luego de la amnistía del 15 de mayo de 1955, prosiguió sus acciones conspirativas, hasta marchar al exilio en México. Regresa a Cuba como expedicionario del Yate Granma

Alegría de Pío fue su bautismo de fuego. En medio de la sorpresiva balacera, alguien flaqueó y propuso la rendición. Fue ahí cuando empleó la frase célebre: «¡Aquí no se rinde nadie!». Y remató su expresión con una palabrota.

Su entereza en el combate lo hizo acreedor de los grados de comandante en febrero de 1958. Fue entonces que  Fidel le encomendó la misión de organizar y presidir el Tercer Frente Oriental Mario Muñoz Monroy, tarea que cumplió con creces.

El triunfo  de la Revolución  el primero  de enero de 1959 le trajo nuevas tareas. Todas las desempeñó con disciplina y gran entrega. Entre ellas  las jefaturas de la Dirección Motorizada, de la Fuerza Aérea y del Ejército Rebelde, esta última en sustitución del Comandante Camilo Cienfuegos después de su desaparición física en un accidente aéreo.

Tomó parte en la Lucha Contra Bandidos, Playa Girón y la Crisis de Octubre. Tuvo a su cargo otras tareas, como viceministro de las FAR, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular y vicepresidente del Consejo de Estado.

En 1993  fue electo  presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), y el 27 de febrero de 1998 le fue otorgado el Título Honorífico de Héroe de la República de Cuba y la Orden Máximo Gómez de Primer Grado.

Con el  transcurso de los años, cuando se habla de Juan Almeida  Bosques hay que tener presente sus grandes dotes de compositor. Quizás la más emblemática de sus canciones sea  La Lupe, dedicada a una novia que tuvo en México cuando se encontraba en los preparativos de la expedición del Yate  Granma

Fue autor  de más de 300 números musicales, entre ellas dame un traguito ahora, esta noche no voy, y cómo le explico yo a mi corazón. También escribió  una decena de libros.

Esa es en síntesis la obra del Juan Almeida Bosque, el hombre humilde, que  cambio sus herramientas de trabajo por el fusil y que después tuvo a su cargo importantes responsabilidades en el país, las que siempre supo combinar con  sus composiciones, poesías y libros.

Virtudes que recordamos este 11 de septiembre,  en el décimo aniversario de  su fallecimiento.

Tomado de: www.radiobayamo.icrt.cu