En defensa de la legalidad

Accidentalidad y enfrentamiento al delito en agenda del Parlamento

Jueves, 11 de Julio del 2019

Los niveles de accidentalidad, sus causas y las medidas y políticas para disminuir su incidencia, así como las formas y tendencias en la actividad delictiva, incluidas las redes trasnacionales, y las indisciplinas sociales, fueron abordadas este miércoles por la Comisión de Asuntos Jurídicos y Constitucionales del Parlamento, en una sesión a la que asistieron altos representantes del Ministerio del Interior, la Fiscalía General y el Tribunal Supremo Popular.

En la sesión trascendió que durante los primeros cinco meses de 2019 la seguridad vial estuvo matizada por la persistencia de altos niveles de indisciplina y una escasa percepción de riesgo en la vía reflejada en actitudes temerarias e irresponsables de conductores y peatones, una deficiente infraestructura vial y señalización, limitado uso de los medios de protección, un parque vehicular deteriorado y el uso para la transportación masiva de pasajeros de vehículos que no fueron diseñados con ese fin.

Entre otras estadísticas, se conoció que hasta mayo hubo una discreta disminución en los reportes de accidentes, fallecidos y lesionados, con mejores cifras en Villa Clara y Granma, mientras que se incrementaron los accidentes en seis provincias (Pinar del Río, Camagüey, Sancti Spíritus, Santiago de Cuba, Matanzas y Guantánamo) y el municipio especial Isla de la Juventud.

Los mayores registros de víctimas están relacionados con conductores y pasajeros, y prevalecen en los hechos las motos, autos y bicicletas. La Habana concentró el 39% de los accidentes, el 21% de fallecidos y el 20% de lesionados.

Las principales causas de accidentes en el país están dadas por no prestar la debida atención a la conducción del vehículo, el irrespeto al derecho de vía, la alta velocidad, desperfectos técnicos y la conducción bajo los efectos del alcohol. Estas causas aportan el 63% de los accidentes, el 61% de los muertos y el 63% de los lesionados.

El exceso de velocidad, relacionado con el 19% de los fallecimientos, es identificado como la segunda causa de muerte en el país y se convierte en la más peligrosa al dejar un fallecido cada cinco accidentes y al menos un lesionado en todos los casos.

El atropello al peatón es el tipo de accidente que más fallecidos provoca. Uno de cada tres fallecidos y uno de cada siete lesionados son peatones. Como promedio, ocurren entre tres y cuatro atropellos diarios.

Entre otras informaciones, los diputados conocieron sobre medidas como la mayor rigurosidad en la imposición de notificaciones y multas y la realización de inspecciones técnicas en la vía, así como la distribución de más de 11 000 materiales educativos, la realización de 4 385 pruebas de aliento etílico (de las cuales resultaron positivas el 24%, un total de 1 068, que derivaron en la suspensión de 523 licencias de conducción por entre seis meses y un año, y la cancelación de 71 por reincidencia) y la divulgación de menciones en medios masivos.

La conducción bajo los efectos del alcohol incrementó los tres parámetros de la accidentabilidad. Cada siete accidentes bajo los efectos del alcohol, muere una persona, y en todos hay al menos un lesionado.

El pasado año, Cuba logró reducir las cifras en todas las tipicidades de accidentes de tránsito, excepto en accidentes de consecuencias masivas.

En 2015, en la asamblea anual de Naciones Unidas, quedaron aprobados los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Uno de los puntos se refiere a reducir a la mitad el número de fallecidos por accidentes, hasta una tasa de 3.6 por cada 100 000 habitantes. Aunque la tendencia es a disminuir, nuestro país alcanzó en 2018 una tasa de 6.12 fallecidos por cada 100 000 habitantes.

Otras circunstancias que inciden en la accidentabilidad en el país son el desconocimiento de las reglas del tránsito por conductores de coches de animales y la presencia de animales sueltos en la vía.

En este tema, entre otras consideraciones, los diputados opinaron que se debería incrementar el rigor de las medidas administrativas y penales en algunas figuras que constituyen delitos, entre ellas la de manejar en estado de embriaguez.

En una difícil coyuntura, situaciones como el estado técnico del parque automotor y de las vías no se resolverán en el corto plazo, pero los diputados coincidieron en señalar que se puede hacer mucho para reducir la tasa de accidentabilidad, y destacaron que la indisciplina vial es también un reflejo de la indisciplina social.

Delito e indisciplina social

 

 

  1. Comisión de Asuntos Jurídicos y Constitucionales del Parlamento. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate.

Al presentar un informe del Ministerio del Interior ante la Comisión, el coronel Idael Fumero Valdés, jefe de Información y Análisis de la Dirección Técnica de Investigaciones, abordó cuestiones como las tendencias y enrutamientos en los actos y cadenas delictivos, la conexidad intersectorial y territorial, tanto dentro del país como internacional.

“Los flujos migratorios durante los últimos años, tanto en términos de entrada de visitantes como de salida de cubanos hacia el exterior, ha tenido un impacto en los rasgos de diferentes manifestaciones delictivas, en áreas como las drogas, el contrabando y la trata con fines de explotación sexual, al tiempo que algunos comisores que han acumulado ganancias a partir de actividades delictivas, y otros que no llegan a ser delincuentes y tienen una actitud más simuladora, que defraudan la economía, viajan con esos recursos y se asientan en otros países, y en no pocos casos logran extraer los capitales ilícitos e invierten en esos territorios, o incluso se asocian con grupos criminales allí y cometen acciones delictivas en esos países o hacia Cuba”, dijo Fumero.

Entre otros puntos, mencionó los siguientes:

  • En una mirada al perfil de los comisores, y de acuerdo con los rasgos de la población penal, se ha establecido que hay un grupo importante relacionado con conductas reincidentes y multireincidentes. El 80% de los comisores de robo con fuerza responde a esta condición, al igual que el 67% de los comisores de delitos contra la vida, el 64% en los delitos de robo con violencia, el 53% de quienes disparan armas de fuego, y el 40% de los comisores primarios, entre ellos, con protagonismo, quienes cometen delitos contra la economía.
  • La comisión delictiva y asociación grupal de jóvenes aumenta, generalmente jóvenes que se desarrollan en medios sociofamiliares desfavorables.
  • A pesar de las medidas preventivas, jurídicas y penales que se aplican, aumentan las indisciplinas sociales y en algunos casos trascienden ese marco porque se agravan las conductas. Hay indisciplinas que tienen un potencial importante, desde el punto de vista de su peligrosidad, para convertirse en delitos agravados, y que incluyen el consumo desmedido de alcohol, alteraciones del orden y riñas.

En cuanto a las conductas delictivas, Fumero abundó sobre algunas manifestaciones:

  • Drogas: Se ha venido acentuando la actividad de narcotráfico internacional organizado por cubanos residentes en el exterior que intentan fomentar un mercado de consumo en Cuba. Se han apreciado a través de intentos de introducción de drogas por mar mediante lanchas en determinados puntos de las costas del país.
  • La vía aérea se ha venido complejizando, con impacto en cuatro aeropuertos internacionales, y con la participación de personas que actúan como garantes -sobre todo extranjeros-, correos de transportación de drogas -tanto cubanos como extranjeros-, además de las formas en que se insertan esas sustancias (paquetería, carga no acompañada, no solo a través del viajero con su equipaje), así como las vías de comunicación que se utilizan para el montaje y ejecución de las operaciones, que hacen difícil en ocasiones el control por parte de los órganos correspondientes.
  • También desde el punto de vista trasnacional, ha crecido en los últimos tiempos la actividad de contrabando de mercancías desde el exterior.
  • Otro rasgo de la complejización de los fenómenos trasnacionales es la práctica de secuestros extorsivos en los que se involucran cubanos en el exterior, tanto víctimas como autores.
  • Se ha mantenido el enfrentamiento a la trata de personas con fines de explotación bajo el enfoque, también aplicado respecto a las drogas, de tolerancia cero. Hay un plan de acción nacional de prevención de este tipo de conducta, que involucra a varios organismos.
  • Se aprecia en la trata de personas con fines de explotación sexual, que los modos de operación han alcanzado expresiones similares a las tendencias internacionales, cumpliendo tres etapas que la caracterizan: captación, traslado y explotación en el país de destino. En muchos casos, se ocultan tras contratos artísticos irregulares. Las víctimas suelen salir del país ya endeudadas, porque las redes delictivas financian las operaciones, trámites y viajes, además de mantenimiento inicial.
  • En cuanto a la investigación sobre hechos graves, enmarcados en este caso en la violencia criminal, se demuestra en los autores asociados la correspondencia con edades cada vez más tempranas, incluidos adolescentes. También la desproporción entre la agresividad y las causas que generan los hechos, incluso a veces, como se ha determinado en hechos puntuales, sin causa alguna, y la organización y planificación de esas conductas.
  • Las circunstancias más frecuentes en que estas conductas delictivas se presentan, están relacionadas con hechos eventuales en fiestas populares, actividades informales, entre vecinos o parejas, según encuestas de victimización realizadas. Como actores fundamentales aparecen consumidores de alcohol.
  • En cuanto a los procesos investigativos relacionados con la economía, entre las principales figuras delictivas están los actos en perjuicio de los planes económicos, la malversación, la falsificación de documentos (una figura que transversaliza casi todas las manifestaciones delictivas en el ámbito de la economía) y el cohecho, que incluye en general las conductas de corrupción administrativa.
  • Además, las defraudaciones al presupuesto del Estado (desembolsos indebidos a particulares en materia de contratación para el desarrollo de diversas actividades en entidades estatales) y las extracciones ilícitas de fondos.
  • Igualmente, las conductas asociadas al desvío de combustible. “Hay avances, pero al mismo tiempo hay persistencia de hechos”, dijo Fumero, y mencionó entre ellos el uso fraudulento de tarjetas magnéticas de entidades altamente consumidoras y afectaciones a locomotoras y en terminales de ómnibus urbanos, aunque se ha logrado una contención real en el transporte de combustible. Otra área es las afectaciones en el sector de los materiales de la construcción, vinculadas con desvíos de industrias y almacenes, falsificación de fichas técnicas, fichas de damnificados y afectaciones a subsidiados.
  • Entre las indisciplinas sociales que prevalecen, están la música alta y otros ruidos excesivos, el lenguaje obsceno, las peleas y escándalos, el irrespeto al orden en las colas, las faltas de respeto y cortesía, y los daños a los colectores de basura. También se mencionan la ingestión de bebidas alcohólicas, las riñas y alteraciones del orden y las frases de violencia.
  • Determinadas plataformas, sobre todo con dominios en el exterior, vienen siendo utilizadas para la concertación de operaciones de drogas, contrabando, tráfico de divisas, clonación de tarjetas magnéticas, promoción de proxenetismo y prostitución, y para crear matrices de opiniones tendenciosas sobre la vida económica, política y social del país.

Entre otras acciones, el oficial del MININT mencionó:

  • Se desarticulan redes dedicadas al tránsito irregular de migrantes cubanos que se conectan con redes de falsificación de documentos. Existe una conexión entre el tránsito irregular y las redes de falsificadores.
  • Se consolida la actuación contra cubanos residentes en el exterior y extranjeros que invierten en el territorio nacional con fondos ilícitos logrados mediante actividades delictivas en el extranjero, donde lo importante es el despliegue de una intensa actividad de corrupción, incluido el uso de prestanombres o testaferros.
  • Se realizan acciones preventivas y de enfrentamiento en áreas exteriores de comercios para evitar conductas de especulación y acaparamiento, y el desvío de recursos diversos.
  • Se han desarticulado fábricas y almacenes ilegales, y también ha habido decomisos importantes de mercancías y dinero proveniente de fuentes ilegales
  • Se mantienen las acciones intensivas de enfrentamiento al proxenetismo, la prostitución y fenómenos conexos.
  • Se logran desarticular grupos y lugares de contacto; desconcentrar áreas importantes de incidencia, pero hay que consolidar los esfuerzos para lograr un nivel de contención mayor de personas que van hacia ciudades, y mayormente hacia la capital del país, para cometer estos actos.
  • Se debe afianzar también la actividad de decomiso y confiscación de bienes y recursos vinculados a estas actividades, y fortalecer la prevención sobre la base de riesgo social, en lo que es determinante la participación activa de organizaciones e instituciones.
  • En un nivel más especializado, y con mayor incidencia en el MININT, anular las estructuras con impacto en el exterior y otras que internamente están operando, que rompen patrones tradicionales con que los han sido apreciadas estas conductas anteriormente.
  • En la prevención y el enfrentamiento a los delitos de marca trasnacional, el MININT, en conjunto con la Fiscalía General y otros organismos de la Administración Central del Estado, potencia y avanza en la cooperación con servicios policiales extranjeros y organismos como Interpol.
  • Se ha mantenido la protección operativa en la cadena puerto-transporte-economía interna.
  • Se actúa con la ONAT contra conductas evasoras de impuestos, en lo cual se incrementa la respuesta jurídico-penal por evasión fiscal. En esta área, al cierre de abril el 22% de los trabajadores por cuenta propia entraban en esta condición de deudores y representaban el 76% de las deudas, que superan los 500 000 pesos.
  • Se han aplicado sistemáticamente medidas preventivas, profilácticas, jurídico-penales en casos de conductas agravadas, que han tenido un impacto de saneamiento en determinados lugares.

En sus intervenciones, los diputados destacaron la importancia de la prevención y la educación, así como de campañas de información no solo en medios televisivos sino en internet y redes sociales, sobre los peligros y consecuencias del uso de drogas, y consideraron clave que esas campañas de enfrentamiento tengan permanencia en el tiempo.

También consideraron pertinente retomar mecanismos de contención social que actuaban contra la indisciplina a nivel local, y recordaron que es estratégico para el país preservar la seguridad ciudadana.

Entre otros elementos, se señaló que ningún caso de indisciplina social es igual a otro, y que, desde el punto de vista de la práctica penal, son claves la severidad pero también la individualización, la coherencia y un enfoque centrado en la prevención.

Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo, dijo que con la elaboración del nuevo código penal, en el caso de algunas figuras delictivas podría tomarse en cuenta la necesidad de mayor severidad, pero a la vez subrayó que la política penal, sobre todo, debe estar basada en la ley vigente, y que la seguridad jurídica implica calidad de vida y es vital para el socialismo próspero y sostenible que se propone el país.

Tomado de Cubadebate